¿Qué es la psicoterapia Posracionalista Fenomenológica Hermenéutica?

La psicoterapia es esencialmente una relación interpersonal entre un paciente y un psicoterapeuta que busca a través del trabajo colaborativo el cuidado del otro (paciente) a través de la solicitud. Aquí el cuidado debe entenderse como un movimiento que le permita a la persona recobrar su libertad y mitigar su sufrimiento.  A diferencia de otros enfoques en salud donde la relación entre profesional y paciente es manifiestamente vertical, la psicoterapia se fundamenta en una relación horizontal que reconoce dos expertos trabajando por un fin común, el psicólogo como experto en psicología y el paciente como experto en su experiencia de ser sí mimo. Por lo anterior no es responsabilidad del psicólogo definir cuál es el  problema que tiene el paciente y darle una determinada solución, ni tampoco lo es que el paciente tome una disposición exigente y desentendida respecto al proceso psicoterapéutico. Para que se puedan reconocer avances desde ambas partes debe existir un compromiso mutuo, lo cual lleva a otro punto relevante: la duración.

¿Por qué debería preocuparme por la violencia contra la mujer durante la pandemia de COVID-19?

La violencia contra la mujer constituye una grave violación de los derechos humanos de la mujer, independientemente de cuándo, dónde y cómo se produzca. Hay muchas formas de violencia contra la mujer, las cuales pueden tener numerosas consecuencias sanitarias negativas para ellas y sus hijos.  

La violencia contra la mujer puede provocar traumatismos y problemas graves de salud física, mental y sexual y reproductiva, incluidas infecciones de transmisión sexual, infección por el VIH y embarazos no planificados.  En casos extremos puede provocar la muerte. 

Muy a menudo los efectos de la violencia perduran toda la vida. La violencia, en todas sus formas, puede afectar al bienestar de la mujer para el resto de su vida. Es algo inaceptable y por eso no puede ignorarse el riesgo de violencia al que se enfrentan las mujeres y sus hijos durante la crisis actual debida a la pandemia de COVID-19. 

Si podemos prevenir la violencia contra la mujer o ayudar a sus víctimas estaremos contribuyendo a salvaguardar sus derechos humanos y promoviendo su salud física y mental y su bienestar a lo largo de toda su vida. Eso ayudará a aliviar la presión sobre unos servicios públicos ya desbordados, incluido el sistema de salud.

Las pandemias pueden ser estresantes

La pandemia de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) puede resultar estresante para las personas. El temor y la ansiedad con respecto a una nueva enfermedad y lo que podría suceder pueden resultar abrumadores y generar emociones fuertes tanto en adultos como en niños. Las medidas de salud pública, como el distanciamiento social, pueden hacer que las personas se sientan aisladas y en soledad y es posible que aumente el estrés y la ansiedad. Sin embargo, estas medidas son necesarias para reducir la propagación del COVID-19. Lidiar con el estrés de manera saludable lo fortalecerá a usted y fortalecerá a sus seres queridos y su comunidad.

El estrés durante el brote de una enfermedad infecciosa puede en ciertos casos incluir reacciones como:

  • Temor y preocupación por su salud y la salud de sus seres queridos, su situación financiera o laboral, o la pérdida de servicios de apoyo de los que depende.
  • Cambios en los patrones de sueño o alimentación.
  • Dificultades para dormir o concentrarse.
  • Agravamiento de problemas de salud crónicos.
  • Agravamiento de problemas de salud mental.
  • Mayor consumo de tabaco y/o alcohol y otras sustancias..